Marianos de la Inmaculada Concepción
Marianos de la Inmaculada Concepción
Marianos de la Inmaculada Concepción
La Divina Misericordia
Facebook La Divina Misericordia Oficial
Arte de la Misericordia
Tienda de la Misericordia

Encuentro Latino 2016

Faith, family, and food — those were the hallmarks of our annual Encuentro Latino celebration at the National Shrine of The Divine Mercy. Lea más...


Capilla de la Madre de Misericordia

¿Qué es una Vela Votiva? Es un acto de encender una vela cuando se ofrece una oración especial, por sus... Lea más...


La Cuaresma camino de conversión

El Miércoles de Ceniza, con el tradicional rito de la ceniza, entramos en el clima austero y penitencial de la Cuaresma. Lea más...


Del Perdón al amor

Como cristianos sabemos que es uno de los retos más difíciles y a su vez uno de los más importantes. Lea más...


El Año del Jubileo de la Misericordia

El Papa Francisco inauguró el Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia, el 8 de diciembre y exhorto a los fieles a acercarse a conocer el rostro de la misericordia de Dios Lea más...


LA SIMBOLOGIA DEL AYATE GUADALUPANO (Por Maribel Parroquín)

Es sabido a través del tiempo, que después del tremendo choque cultural que sufrió México durante la conquista de los españoles en el año de 1521, pasaron diez años en los que el Imperio Azteca sufrió pérdidas inimaginables: cultura, idioma, costumbres, templos, deidades, vestimenta, raza, tierras, jerarquías, identidad y hasta sus nombres, ya que Cuauhtlatoatzin (del Náhuatl: el que habla como águila), fue bautizado con el nombre de Juan Diego, por Fray Toribio de Benavente. Apenas 800 indígenas se habían bautizado, cuando la Siempre Virgen María de Guadalupe, como le pidió al tío Juan Bernardino ser llamada, bajó del cielo para dar consuelo, refugio, auxilio y protección, dejando un mensaje universal de amor, paz y misericordia: "Hijito mío, el más pequeño de mis hijos, es nada lo que te afligió y turbó ¡No temas! ¿No estoy Yo aquí, que soy tu Madre? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿No estás en el hueco de mi manto y en el cruce de mis brazos? ¿No soy Yo acaso la Fuente de tu salud y paz? ¿Qué más te hace falta? Lea más...


Adelante | Final